• Anana dice que un amigo se ofreció a ayudar con una “chapuza”

Dos obreros han denunciado ante la Inspección de Trabajo de Melilla al secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro del sindicato UGT, Abdeslam Mohamed Anana, porque no les dio de alta durante los días que estuvieron trabajando en su casa y por no haberles abonado el pago por estas tareas.

Por su parte, Anana destacó a El Faro que nunca contrató a nadie. Explicó que, como es albañil, está realizando “una chapuza” en casa de su madre y que un amigo se ofreció a echarle una mano. Cree que estas dos denuncias tienen que ver con una campaña que pretende desprestigiar su nombre y que puede partir de otro sindicato.

Los escritos

El Faro ha tenido acceso a los dos escritos presentados en la Inspección de Trabajo. En ambos se describe la misma situación. Indican los obreros que han estado realizando varios trabajos en el domicilio de Anana desde el 5 de diciembre y hasta el 3 de enero. En concreto, realizaron labores de alicatado, así como otras funciones. Sin embargo, denuncian que no se les ha dado una retribución por ello ni estuvieron en situación legalizada durante este tiempo. Aseveran que líder de la Construcción de UGT actuaba como un empresario con ellos.

Además, ambos indicaron en sus escritos que Anana les había maltratado con ofensas y amenazas. Terminan el documento indicando que esta persona es representante de UGT.

Facturas de material

Asimismo, una de las denuncias adjunta dos justificantes de retirada de material de una tienda local muy conocida. El coste de una de las facturas asciende a 384,6 euros y otra a 34 euros.

Los dos denunciantes son de origen marroquí. Y un dato curioso de estos dos documentos es que están escritos por la misma persona, además de contener el mismo texto y descripción de los hechos.

No tiene la denuncia

Por su parte, Anana explicó a El Faro que no le había llegado ninguna notificación de que se hubiera interpuesto una denuncia contra él en la Inspección de Trabajo.

Se mostró muy sorprendido por este tema y aseveró que tiene relación con un intento de hacer daño a su prestigio profesional.

El líder de la Construcción de UGT aclaró que durante unos días ha estado realizando una serie de trabajos en el interior de la casa de su madre. Subrayó que no ha llegado a contratar a nadie porque no le hacía falta, ya que tiene los conocimientos y la experiencia para desarrollar el trabajo.

También apuntó que fue un amigo con el que está muchas veces y con el que va al sindicato el que se ofreció para terminar con esta “chapuza” durante un par de días.

El pago, tras finalizar

Anana reconoció que aún no se ha terminado el trabajo y que está dispuesto a compensar a esta persona por su ayuda, pero que le pagará cuando esté todo acabado.

Asimismo, indicó que desconoce quién ha podido denunciarle ante la Inspección de Trabajo. Pero añadió que no iba a contratar a nadie por realizar una “chapuza”. Por ello, insistió en que detrás de estos escritos “hay una persona que le quiere hacer daño”.