• Critican que en la frontera se acusa de contrabando a quienes les compran bienes con factura de importación

Empresarios de comercios próximos a la frontera se han puesto en contacto con El Faro para denunciar los “problemas” a los que se enfrentan “por culpa de los funcionarios de la aduana de Melilla”. Según aseguran, “el 100%” de sus ventas son para “clientes que vienen de Marruecos”, pero las restricciones aplicadas por las autoridades españolas hacen que teman perder clientes del país vecino.

Estos comerciantes afirman que ha habido casos de personas que les han comprado mercancía y que luego, en la aduana, han sido multados por “contrabando” por los funcionarios españoles pese a tener la factura.

Los empresarios critican que se sancione a sus clientes cuando éstos han adquirido mercancías que han sido importadas “de países europeos o asiáticos” y cuentan con “documentación”. “Nosotros pagamos los aranceles correspondientes y le entregamos a los comerciantes marroquíes una factura de importación para que lo declaren en la aduana”, añaden.

Procedimiento

El Faro contactó con la Dependencia Provincial de Aduanas para consultar el motivo de las sanciones a personas que, según aseguran los comerciantes, han adquirido legalmente sus mercancías. Desde esta entidad se limitaron a subrayar que “si se levanta una infracción, habrá un motivo”. No obstante, agregaron que hay “un procedimiento administrativo en el que se garantiza la motivación (de la sanción)” y los afectados “podrán hacer alegaciones”.

La misma fuente señaló que la multa “no se impone automáticamente” e insistió en que caben recursos administrativos contra ella.

Los comerciantes consultados denuncian asimismo que no se permita a sus homólogos del país vecino entrar en Melilla los viernes y los sábados. “Esto nos obliga a cerrar” esos días, “que son laborables en toda España”.

“Pérdidas muy elevadas”

Advierten de que la prohibición les causa “pérdidas muy elevadas”, algo “insoportable”. “Como siga así, la mayoría nos veremos obligados a cerrar, ya que nuestras ventas son al 100% para los clientes que vienen del país vecino”.

Estos empresarios consideran que las autoridades “no entienden que la economía de Melilla se basa en el comercio con el país vecino” y que las restricciones están causando “que los comerciantes marroquíes se cansen y no quieran venir a Melilla a abastecerse”.

Esto último fue también confirmado a El Faro por Abdeselam Mohamed, presidente de Acsemel (Asociación de Comerciantes Sectores de Melilla). El dirigente de esta entidad señaló que si los empresarios marroquíes “no tienen vías” para comprar en nuestra ciudad, “buscarán hacerlo directamente en la península”.

Mohamed también dijo conocer casos de sanciones por contrabando en la aduana. “Sí, en varias ocasiones. La Guardia Civil va por los coches y si el hombre lleva equis mercancías, le multan”.

Viernes y sábados

El presidente de Acsemel igualmente criticó que se prohíba la entrada a comerciantes marroquíes los viernes y los sábados. “Al no dejarles pasar, lo único que hacemos es gastar. Así, sólo trabajamos cuatro días a la semana y pagamos el mismo impuesto que todos los comercios de Melilla”.

Abdeselam Mohamed denunció que “es la Policía española, no la marroquí”, la que no permite la entrada a la ciudad los viernes, “diciendo que ese día es festivo en Marruecos”. Aparte, aseguró que Guardia Civil y Policía Nacional “echan mercancías para atrás” que salen de Melilla, y señaló que en todo caso eso deberían hacerlo los marroquíes. “Es ilógico”, sentenció.

Acsemel da por “imposible” entenderse con El Barkani y estudia nuevas medidas

El presidente de la Asociación de Comerciantes Sectores de Melilla (Acsemel), Abdeselam Mohamed, reprobó ayer de nuevo la prohibición por parte de Delegación del Gobierno de que se carguen mercancías en los asientos de los vehículos. “Eso causa que si antes entraban 500 coches, ahora vienen 800”.

Así, arremetió contra el delegado, Abdelmalik El Barkani: “Creemos que está muy ocupado en otras cosas porque no nos hace caso ni quiere reunirse con nosotros ni dice nada. Lo hemos dejado por imposible, no vamos a insistir más. Le hemos solicitado en tres ocasiones que se siente con nosotros y de respuesta sólo hemos tenido el silencio”, lamentó el dirigente de Acsemel.

Así, adelantó que el próximo día 19 los miembros de esta identidad mantendrán una reunión en la que decidirán “qué medidas tomar” a este respecto.