• Durante el día de ayer se fueron conociendo más datos sobre el caso del joven que el pasado sábado logró acceder a la pista de aterrizaje del aeropuerto de la ciudad e introducirse en la bodega de un avión.

En primer lugar, cabe destacar que es mayor de edad, pues las oseométricas que se le han practicado demuestran que tiene más de 18 años. De esta forma, en aplicación de la vigente Ley de Extranjería, será devuelto a Marruecos hoy mismo, según manifestó a El Faro el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura.

Sin embargo, las averiguaciones que más interés tienen no son relativas a la edad de esta persona, sino las que se refieren a cómo logró colarse en un recinto que ha de contar con las más estrictas medidas de seguridad.

Según fuentes de los sindicatos CCOO y CSI-F consultadas ayer por este periódico, antes de que se produjera el incidente la dirección del aeródromo había sido informada de que algunas de las cámaras de videovigilancia estaban fallando. Sin embargo, desde Aena, la entidad que gestiona los aeropuertos españoles, afirmaron a El Faro que todo lo ocurrido está grabado y que son precisamente esas imágenes las que está examinando la Guardia Civil en la investigación que está llevando a cabo sobre la entrada del polizón.

Aena subraya que en el segundo semestre del año pasado se hicieron dos auditorías sobre el plan de seguridad del aeropuerto melillense, y que en ninguna de las dos se registraron deficiencias.

El resultado del examen del dispositivo de seguridad ha quedado en tela de juicio con la entrada clandestina del joven polizón. La investigación por parte de la Benemérita continúa adelante para resolver si ha habido un fallo técnico o si ha sido humano.

El Faro contactó ayer también con asociaciones de la Guardia Civil y sindicatos de la Policía Nacional para recabar su parecer sobre la seguridad existente en el aeropuerto. Por parte de la Benemérita, tanto la Asociación Unificada de Guardias Civiles como la Asociación Española de Guardias Civiles afirmaron que se precisan más agentes para las labores de vigilancia. La Unión Federal de Policía (UFP) y el Sindicato Unificado de Policía (SUP) exigieron también más inversión, tanto en medios técnicos como humanos.

A la espera del resultado de la investigación, sería razonable tener en cuenta recomendaciones como éstas.