• Las pruebas han determinado que tiene más de 18 años y se le aplicará la Ley de Extranjería

El joven polizón que se coló en la bodega de un avión de Air Nostrum este fin de semana en el aeropuerto local es mayor de edad y será devuelto a Marruecos hoy. Así lo confirmaron ayer en declaraciones a El Faro el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, y la Policía Nacional. Ventura explicó que ya se han conocido los resultados de las pruebas oseométricas que determinan que el muchacho tenía más de 18 años. El joven, que residía en el centro de menores de La Purísima, ya ha sido puesto a disposición policial para que se apliquen los procedimientos contemplados en la Ley de Extranjería.

Ventura recordó que el joven llegó al  centro de menores el pasado 18 de diciembre, después de cruzar el paso fronterizo de Beni Enzar junto a otro grupo de unos 14 muchachos. Cuando fue trasladado a las instalaciones, afirmó que tenía 17 años y se le aplicó el protocolo habitual en estos casos, que incluye las pruebas de comprobación de la edad. El consejero aseguró que estas pruebas no se han realizado a raíz de que el chico se colara en el avión, sino que se trata de un procedimiento que es habitual y que ya estaba previsto que se llevara a cabo.

El consejero de Bienestar Social dijo que desde que desde que hace alrededor de un año y medio comenzara a aumentar la entrada de menores a nuestra ciudad, también se ha incrementado el porcentaje de jóvenes marroquíes que se hacen pasar por menores de 18 años para aprovecharse de las garantías que ofrece el sistema e estos niños, antes de tratar de huir hacia la península.

Ventura precisó que el polizón que se coló en el avión aún no estaba bajo la tutela de la Ciudad, sino que se encontraba en régimen de acogida. El consejero explicó que cuando los menores, en este caso mayor, llegan a los centros que gestiona la Administración, se realizan una serie de procedimientos antes de que los niños pasen a ser tutelados. Indicó que según marca la legislación tienen un plazo de 3 meses para comenzar a hacer las pruebas pertinentes y de 9 meses para contar con los resultados definitivos.

El responsable del área de Bienestar Social precisó que las pruebas de edad se les hacen a todos los niños que llegan sin documentación. No obstante, precisó que siempre se da prioridad a las de aquellos que aparentemente son mayores de edad. Consideró que es importante, por la seguridad de los propios menores, saber que todos los residentes del centro tienen menos de 18 años mientras están acogidos o tutelados.

El consejero recalcó en este sentido que es importante no precipitarse a la hora de buscar un responsable cuando se produce cualquier incidente, como el de este polizón. Ventura señaló que en muchas ocasiones se culpa directamente a los menores extranjeros de determinados sucesos y luego resulta que han sido cosa de personas mayores de edad, como ha ocurrido en el caso del polizón. Insistió en que hay muchos jóvenes de más de 18 años que tratan de aprovecharse del sistema y precisó que desde final de 2015 existe una mayor coordinación para tratar de evitar que estas situaciones se alarguen en el tiempo. Insistió en que la tutela de estos muchachos no es inmediata y espetó que en el caso de este joven, se encontraba aún en régimen de acogida a la espera de conocer los resultados de las pruebas que salieron a la luz ayer. Señaló que no se puede precisar la edad exacta del chico, más allá de la seguridad de que ha rebasado los 18 años.