• Un total de 16 contratos son indefinidos y otros 15 son temporales por un año

El ‘Plan de acción para la inclusión social de personas con discapacidad en materia de empleo’ ha llevado a la contratación de 49 de las 100 personas que han participado en esta iniciativa financiada por el Gobierno local. Se trata de la séptima edición de este programa, que pretende echar una mano a este colectivo, que tiene mayores dificultades para encontrar un trabajo. El objetivo era que 30 lograran un contrato y se ha superado esta meta, anunció ayer el consejero de Economía y Empleo, Daniel Conesa, que subrayó que es una de las iniciativas en materia de empleo que da más satisfacción.

Del total de contratos, 16 son indefinidos y 15 son temporales pero de un año de duración.

El consejero señaló que el 57% de los contratados es mujer. El 79% de estas personas que han conseguido empleo tiene una discapacidad de entre un 33 y un 65%. Otro 20% de los participantes del proyecto contratados presenta más de un 65% de discapacidad. Además, en este último caso hay seis personas con empleos indefinidos, añadió Conesa.

El titular de Economía aseguró que este programa volverá a estar presente en los presupuestos de su área para este año. En el 2016 contó con una subvención de 150.000 euros y fue Fundación Empresa UGR quien lo puso en marcha durante doce meses y por fases.

Acompañamiento

En un primer momento se ha llevado a cabo la fase de acompañamiento. Los técnicos encargados han podido contactar con 100 personas con diferentes tipo de discapacidad, tanto intelectual como física en varios grados.

Todas estas personas han participado en entrevistas y acciones de asesoramiento laboral. Además, en la primera parte del proyecto se llevó a cabo el acompañamiento y seguimiento de personas que ya estaban trabajando, tanto en esta edición como de otras anteriores. De esta forma, los técnicos comprueban cómo van esos contratos. En este sentido, han participado 20 empresas y también se llevó a cabo el contacto con estos negocios.

Por otro lado, el consejero resaltó que, de las 100 personas atendidas, un 65% es mujer y un 31% tiene una discapacidad superior al 65%, siendo el colectivo que más complicado tiene encontrar un empleo en la ciudad.

Segunda fase

Conesa también comentó que en la segunda fase del programa estuvo enfocada en la formación. Son diez personas las que han participado en diferentes talleres. Del total de atendidos, se seleccionó a los que tenían más posibilidades de encontrar un trabajo.

En concreto, se han formado en limpieza integral de edificios, en la gestión de pisos y en empleados de supermercado.

La tercera fase de este proyecto, añadió Conesa, consistió en poner en práctica los talleres en diferentes empresas de la ciudad.