• CSI-F señala que era a principio del curso cuando más falta hacían estos profesionales

Los 65 técnicos de apoyo a profesores de Infantil comenzará a trabajar a partir de mañana, después de tres meses de espera por un cambio legislativo que ha retrasado su contratación, según señaló ayer el sindicato CSI-F de Educación.

“Era algo urgente y necesario, ya que la mayoría de las aulas de Educación Infantil cuentan con más de 30 alumnos y las compañeras estaban desbordadas de trabajo”, destacó la organización en un comunicado.

Del mismo modo, lamentó que los técnicos hayan “estado perdiendo dinero, ya que tendrían que haberse incorporado en septiembre, que por otra parte era cuando más falta hacía por el período de adaptación de los alumnos de 3 años”.

“Algunos son escolarizados por primera vez, desconocen el idioma, no controlan esfínteres”, indicó la entidad.

Sobre el retraso en la incorporación a sus puestos de trabajo, CSI-F puntualizó que algunos de estos profesionales “tenían otro empleo que tuvieron que dejar tras recibir la llamada de la Administración”.

El Boletín Oficial de Melilla (BOME) publicó la semana pasada el convenio entre la Ciudad Autónoma y el Estado para contratar estos profesionales con un presupuesto de más de un millón de euros, que estaba pendiente desde el inicio del curso escolar porque un cambio de ley obligó a que el acuerdo fuera autorizado por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.