Melilla se sitúa a la cabeza del país en Formación Profesional (FP) Básica, la que corresponde a alumnos de 15 años de edad que han optado por esta opción en lugar de por un bachillerato que los encamine hacia los estudios universitarios.

En concreto, el 30,5% de los estudiantes de esa edad que residen en Melilla se inscribió en ese ciclo durante el curso 2014-2015. Así lo indica un estudio denominado ‘Formación Profesional’, que ha sido llevado a cabo por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Ese porcentaje es, con diferencia, muy superior a la media nacional, que se sitúa en el 9,1%. Ceuta es la segunda región con mayor tasa de alumnos en FP Básica, con un 24,3%, mientras que en tercer lugar se sitúa La Rioja, con un 19,8%, seguida de Murcia (14%).

En la clasificación por sexos, en nuestra ciudad hay más chicos que chicas matriculados en FP Básica. No obstante, la tasa de escolarización de alumnas en estos cursos en Melilla es considerablemente alta, pues alcanza el 23,7%.

En el caso de la FP de Grado Medio (alumnos de 16 y 17 años), en cambio, los términos se invierten y Melilla queda en los puestos de cola a escala estatal. Cuando en esos cursos la media nacional se sitúa en el 38,9%, en nuestra ciudad el porcentaje está en el 31,7%. Sólo Baleares (30,9%), Navarra y Madrid (29,6%) quedan por detrás de Melilla en esta clasificación.

No obstante, en la categoría de la FP Superior, los alumnos melillenses sí se encuentran en los lugares privilegiados de las estadísticas. Y es que los jóvenes de 20 o más años que consiguen titularse son el 27,2% por cierto, lo que sitúa a esta ciudad por encima de la media estatal, que es del 26,7%. Este dato contrasta con el de Ceuta, donde sólo un 12,2% de alumnos superan el curso.

La Formación Profesional es una opción para encontrar un trabajo tan digna como la universitaria. Por ello, es importante fomentar esta elección entre los jóvenes que no tengan claro si quieren estudiar una carrera. La clave es labrarse un futuro.