• Hoy, las Fuerzas Armadas celebran la Pascua Militar, una festividad castrense con más de dos siglos de antigüedad.

Fue instituida por el rey Carlos III en 1782 para conmemorar la reconquista de la isla de Menorca, que se encontraba en poder de Inglaterra desde la firma del Tratado de Utrecht en 1713.

En Melilla, esta jornada se festeja con una parada militar frente al edificio de la Comandancia General de Melilla (Comgemel). A buen seguro, en el recuerdo de todos los soldados que desfilen estarán los compañeros que desde el pasado noviembre se encuentran de misión en Irak, efectuando tareas de instrucción a los miembros del ejército de ese país.

Más de 200 militares destinados en nuestra ciudad, principalmente del Grupo de Regulares, están actualmente en el país asiático, al que llegaron en tres contingentes distintos a lo largo del mes de noviembre.

Ayer, la Comgemel informó de que la presencia de soldados españoles en Irak se verá incrementada, pues próximamente se desplazarán hasta allí 38 militares más. Veintiocho de ellos forman parte del Grupo de Regulares, mientras que los diez restantes pertenecen al Regimiento de Caballería Acorazado Alcántara 10.

Ayer se celebró en la base Alfonso XIII el acto de despedida a este nuevo contingente, que estuvo presidido, como es habitual, por el comandante general de Melilla, Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu.

El pasado diciembre, la ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, anunció en una visita a Irak que se ampliaría el número de participantes en la misión de instrucción a las tropas de ese país. De esta forma, entre soldados y guardias civiles, se incorporarán otros 150 efectivos, que adiestrarán a las fuerzas iraquíes para combatir al autodenominado Estado Islámico (Daesh), un grupo terrorista que ocupa buena parte de ese país árabe.

La presencia de tropas españolas, gran parte de ellas, pertenecientes a regimientos con base en Melilla, en misiones de esta clase muestra la excelente preparación con la que cuentan.