• La Ciudad también repartirá dípticos en los que informará de los derechos de los consumidores

La consejera de Presidencia y Salud Pública, Paz Velázquez, presentó, en la mañana de ayer, la campaña de información a consumidores y obligaciones de los empresarios, relativo al período de rebajas que dio comienzo hace apenas unos días. La máxima responsable de la consejería anunció que, a través de la Dirección General de Consumo, la Ciudad Autónoma velará por que los establecimientos melillenses cumplan con lo estipulado en la ley 7/1996, de 15 de enero, de ordenación del comercio minorista.

La normativa regula, entre otras cuestiones, las actividades de lo que, en términos de marketing, se conoce como ‘promoción de ventas’, a saber rebajas, ofertas, liquidaciones o ventas de saldo y acompañadas de obsequios.

Campaña de dos partes

La campaña, así pues, se compone de dos partes. En la primera de ellas, se buscará concienciar a los ciudadanos de sus derechos como consumidor. Con esta intención, a partir de la próxima semana, Consumo repartirá dípticos informativos con diversas recomendaciones para los clientes, como concretar las posibilidades de cambio de un producto que no esté defectuoso, no dejarse llevar por la publicidad o exigir siempre el ticket de compra y la garantía posventa.

Con respecto a la segunda parte de la campaña, los funcionarios de la Consejería de Presidencia y Salud Pública de la Ciudad Autónoma realizarán, con carácter aleatorio, inspecciones en un gran número de comercios. Algunos de los aspectos que se revisarán en estos controles serán la comparativa entre el precio original y el rebajado, el cumplimiento de la prohibición de lanzar nuevos artículos durante el transcurso del período de descuentos, que cada tienda especifique claramente la fecha de inicio y final del susodicho, o la apropiada señalización de los productos defectuosos o de segunda mano.

Aunque Velázquez confirmó, en su rueda de prensa, que la campaña ya ha dado comienzo, reconoció que se verá intensificada después del día de Reyes, coincidiendo con el antiguo inicio de las rebajas del mes de enero.