• Las solicitudes podrán presentarse desde hoy hasta el día 18 en las dependencias de Emvismesa. Las subvenciones no superarán en ningún caso los 300 euros. En la pasada convocatoria hubo 325 beneficiarios

El tiempo de residencia en Melilla para poder solicitar una ayuda al alquiler aumenta de tres a cuatro años. Es una de las principales novedades de la nueva convocatoria, publicada ayer en el Boletín Oficial de Melilla (BOME). El consejero de Fomento, Javier González, adelantó que se ha reservado una partida de un millón de euros en cargo a los presupuestos de 2017, que aún no han sido aprobados, para este programa de subvenciones. El montante es idéntico al de la anterior convocatoria, de la que se beneficiaron 325 melillenses.

González indicó que la decisión de aumentar los meses de residencia viene motivada por el hecho de que en los últimos años se hayan establecido en Melilla muchas personas que han llegado a nuestra ciudad a consecuencia de la crisis. Consideró que, al incrementar el tiempo de residencia a cuatro años, se está beneficiando a aquellas personas que tienen una vida consolidada en nuestra ciudad.

El consejero hizo hincapié en que el plazo de solicitud para estas ayudas se abre hoy y termina el próximo día 18 de este mes. Aseguró que no es ampliable y señaló que las inscripciones tendrán que formalizarse en las dependencias de la empresa pública Emvismesa.

El responsable de Fomento resaltó el esfuerzo que se ha tenido que realizar para que la convocatoria de estas ayudas estuviera lista a inicios de año y recordó que en 2016 se publicó seis meses más tarde.

González indicó que las ayudas serán para el alquiler del segundo semestre del 2016 y del primero de este año. Podrá solicitarlas cualquier persona mayor de edad, que cumpla con los requisitos de la convocatoria. Entre estos, se encuentra el de tener un contrato de arrendamiento formalizado según la legislación vigente. Asimismo, la vivienda tendrá que contar con cédula de habitabilidad y el precio máximo del alquiler que podrán pagar las personas que opten a esta ayuda será de 550 euros, excepto en el caso de familias numerosas, para las que podrá ascender hasta los 600 euros.

Al margen del tiempo de residencia, los solicitantes no podrán poseer más de un vehículo y tendrán que estar al corriente del pago de sus obligaciones fiscales tanto en la Ciudad Autónoma como en el Estado. Se ponderarán los ingresos percibidos entre enero y diciembre de 2016.

Criterios extra

Además, González apuntó que se valorarán criterios como el número de miembros que forman parte de la unidad familiar, los ingresos, los años de residencia a partir de cuatro o tener algún miembro de la unidad familiar con discapacidad. Asimismo, el consejero de Fomento señaló que también se tendrán en cuenta valoraciones excepcionales como por ejemplo que la solicitante sea una mujer maltratada. Apuntó que además podrá valorarse  cualquier otra circunstancia que no se haya incluido en las bases de la convocatoria pero que los responsables de la baremación consideren reseñable a la hora de ponderar las solicitudes.

El máximo responsable del área de Fomento indicó que la cuantía máxima de la ayuda al alquiler por unidad familiar no podrá superar en ningún caso los 300 euros al mes.

González recordó que el año pasado se beneficiaron de estas ayudas 335 personas, de las que 14 eran jóvenes.