• Calzado aclara que la ciudad computó en la media nacional en 2015, pero desconoce por qué el Gobierno no incluyó su nombre

Las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta volverán a aparecer, en 2018, en el informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA). Se trata, no obstante, de un asunto cuasianecdótico que apela en realidad a una cuestión de nomenclatura, puesto que el director provincial de Educación, José Manuel Calzado, reiteró ayer a El Faro que nuestra autonomía sí participó en la última edición del estudio, elaborado a lo largo del pasado año 2015.

En este sentido, el dirigente insistió en que dos centros de la ciudad formaron parte de la muestra escogida para el cálculo de la media nacional. Calzado, quien afirmó en consecuencia que Melilla sí concurrió en el cómputo estadístico a nivel estatal, dijo desconocer por qué el nombre de la ciudad autónoma no se reflejó en el informe y aseguró que no se trata más que de una “cuestión del Gobierno”.

Informes pormenorizados

El director provincial de Educación, además, confirmó que la ciudad, incluso, solicitó en 2015 un estudio completo e individualizado de la situación concreta de cada uno de los centros docentes. Los diferentes equipos de dirección de éstos, así pues, recibieron los resultados oportunos en el comienzo del presente curso académico.

“Esos datos son los verdaderamente importantes”, apuntó Calzado, quien matizó que, salvo en el caso de los dos colegios seleccionados para la muestra, las estadísticas no computan para la media española, sino que corresponden simplemente a ampliaciones autonómicas opcionales del informe, cuyo fin, en palabras del representante local del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, es “que los propios centros puedan tomar medidas para mejorar”.

Propuesta de Ciudadanos

Según se publicó ayer en varios medios nacionales, la ‘reinclusión’ de Melilla y Ceuta en PISA responde a una proposición no de Ley de Ciudadanos (C’s) en el Congreso de los Diputados. El partido liderado por Albert Rivera, incluso, ha ido más allá y ha llegado a sugerir que la exclusión de las dos ciudades autónomas se debe al temor de las instituciones centrales de que sus puntuaciones (las más bajas de la edición de 2009) perjudiquen a la media nacional.

Ya el pasado 21 de diciembre, el propio José Manuel Calzado compareció en rueda de prensa y respondió a las primeras voces (en su mayoría, representantes de partidos de la oposición) que insinuaban tal posibilidad. “Es totalmente falso”, dijo entonces el dirigente, además de señalar que PISA “no es una competición para ver quiénes son los más burros del país”.