La sanidad es uno de los aspectos en que, desde dentro del sector, más hincapié se hace para que mejore en Melilla.

La buena noticia de esta recta final del año ha sido conocer que entre marzo y abril podrían reanudarse las obras del nuevo hospital, una infraestructura más que necesaria para atender la demanda de pacientes de nuestra ciudad.

La puesta en marcha de estas instalaciones supondrá el mayor de los alivios para la presión que sufren los sanitarios en Melilla, que ven cómo cada año atienden a más personas con los mismos recursos.

De hecho, en cuanto a la plantilla de doctores, el Sindicato Médico lo tiene claro: para que la sanidad en la ciudad sea sostenible hacen falta alrededor de 70 facultativos más.

En cuanto a los pacientes provenientes de Marruecos, esta entidad propone la creación de un convenio con el país vecino para analizar qué tipo de patologías son las que atienden en la ciudad, además de abordar una fórmula para financiar esta inversión por parte del Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales.

Comisiones Obreras (CCOO), por su parte, destaca como balance del año que los profesionales sanitarios en Melilla se hayan visto sobrecargados de trabajo para sacar adelante la asistencia a los pacientes. Este sindicato, de hecho, resalta que hay días que el Comarcal ha estado al 100% de ocupación. Por su parte, CSI-F lamenta que el año haya sido “nefasto” y denuncia la falta de voluntad del Ingesa para negociar.

El reinicio de las obras del nuevo hospital y la mejora de la situación económica pueden provocar que este año que acaba de comenzar suponga un paso adelante para la situación del sector sanitario en la ciudad y también para sus empleados.