• Considera que el jurado no estuvo aislado y tuvo contacto con familiares y amigos de la víctima

La defensa de Juan Manuel Coronil asegura que se violaron derechos fundamentales del condenado para garantizar que el proceso tuviera garantías. El abogado de Coronil asegura además que el jurado popular que consideró culpable al presunto homicida no permaneció aislado y estuvo en constante contacto con familiares de la víctima lo que podría haber influido en su decisión. Hay que recordar que el juez ha dictado una pena de 12 años de cárcel y 40.000 euros de indemnización.

El letrado Hamed Mohamed aseguró ayer que van a recurrir el caso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Tienen 10 días de plazo para presentar el escrito desde la notificación de la sentencia, que se hizo efectiva el pasado jueves. Hay que recordar que la defensa pedía una condena de tres años y medio para su cliente por imprudencia grave.

El abogado indicó ayer, además, que en el proceso no se tuvo en cuenta que la víctima ejercía la prostitución, lo que a su juicio podría haber provocado que ésta tuviera hematomas anteriores a la muerte.

La defensa recalcó, asimismo, que en la sentencia condenatoria hay incongruencias. Dice que se explica que la mujer tenía heridas en la parte derecha de la cabeza, pero todos los golpes estaban en la izquierda, excepto “un pequeño moratón” en la parte frontal derecha. Asimismo, el abogado aseguró que si los golpes se hubieran dado con la “virulencia” que describe el juez, la víctima habría tenido heridas mucho más graves que las detectadas por los forense.

El letrado, además, también ve posibles fallos en el análisis forense del cuerpo. Recordó que las cámaras frigoríficas en las que se encontraba el cadáver estuvieron varios días sin funcionar, lo que unido al tiempo que pasó desde que se produjo la muerte hasta que se halló a la mujer, hace que sea más difícil determinar la gravedad de las lesiones o el momento en el que se produjeron. El abogado aseguró que el estado de putrefacción del cuerpo habría dificultado mucho este análisis.

La defensa insistió en que la muerte de Zinab Manae se produjo a consecuencia de un forcejeo entre ella y Coronil en el que la joven cayó al suelo y se golpeó la cabeza. Aseguró que no se ha encontrado ninguna razón por la que el condenado quisiera acabar con la vida de la mujer y recalcó que las heridas no muestran la supuesta virulencia con la que Coronil habría golpeado contra el suelo la cabeza de Zinab en reiteradas ocasiones.

La depresión del acusado no ha sido un atenuante

La defensa de Juan Manuel Coronil criticó ayer que no se tuviera en cuenta como atenuante para la pena el hecho de que su cliente hubiera sufrido un “síndrome depresivo” durante más de ocho años. El abogado aseguró que el Tribunal Supremo ha considerado este tipo de dolencia como atenuante en sentencias emitidas y ha visto motivo para ponderar el residuo patológico que podría haber dejado la enfermedad en el supuesto agresor. Indicó que si esto hubiera sido tenido en cuenta, la pena contra Coronil se habría reducido en un año.