Melilla tiene un hueco importante en la agenda del Gobierno central, y así lo demuestra el hecho de que, en plenas fechas navideñas, un miembro del Ejecutivo de Mariano Rajoy haya visitado nuestra ciudad. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se reunió ayer con el presidente del Ejecutivo local, Juan José Imbroda, y varios miembros de su gabinete para estudiar las necesidades más urgentes que tiene la ciudad en lo que concierne al área que él dirige en el Gobierno de España.

Como responsable de Fomento, De la Serna trató con las autoridades melillenses uno de los asuntos que más preocupa a los ciudadanos, que es la eliminación de las rutas aéreas que unen Melilla con los aeropuertos de Granada y Almería. El ministro ha encargado a la Ciudad un estudio para contemplar “qué posibilidades hay de que la Unión Europea pueda llegar a declarar la obligación de servicio público de las conexiones aéreas”, según sus propias palabras.

De la Serna también propuso que Melilla, Ceuta, Baleares y Canarias alcancen un acuerdo en materia de transportes que no afecte únicamente a los vuelos, sino también a las rutas marítimas, con el objetivo de mejorar las condiciones de las mismas. Asimismo, resaltó el carácter “capital” de los transportes para Melilla y anunció que se pondrá manos a la obra para elaborar los pliegos de condiciones para el contrato marítimo, puesto que el vigente concluye el año a punto de comenzar.

En otro orden de asuntos, la Ciudad propuso al ministro la construcción de 21 viviendas de protección oficial. Aparte, el presidente Imbroda destacó que el Gobierno que dirige elaborará un plan de dotaciones básicas para la periferia de Melilla, en especial para la Cañada y Reina Regente.

En cuanto a las carreteras, De la Serna subrayó que el desdoble de la de Farhana será un hecho el próximo año, puesto que las obras se adjudicarán a comienzos del mismo.

Y, por supuesto, el titular de Fomento destacó la ampliación del puerto, que considera “una infraestructura estratégica” para Melilla. De la Serna estima que será un “impulso importante” para la ciudad, con lo que sin duda refleja el compromiso del Ejecutivo central con esta tierra, la cual, como ya se ha apuntado, está en la agenda de Madrid.