Las fuertes lluvias sufridas en la ciudad a comienzos de este mes provocaron no sólo graves inundaciones, sino también serios contratiempos en algunos edificios. Es el caso de Minas del Rif, donde el vigor de las precipitaciones acabó causando multitud de goteras.

Desde entonces, El Faro ha estado contactando con vecinos del inmueble, quienes han relatado las penalidades que están sufriendo a causa de las filtraciones de agua, que les han llevado en algunos casos a tener que forrar sus muebles con plásticos para evitar que quedasen empapados.

Uno de los afectados ha informado a este periódico de casos de dueños de pisos que se están viendo forzados a solicitar créditos de hasta 3.000 o 4.000 euros para reformar sus techos y frenar así la acción de las goteras. Lo hacen porque, según afirman, los seguros de que disponen no se hacen cargo de esas reparaciones.

Los vecinos de Minas del Rif creen que las filtraciones están ocurriendo porque el terremoto del pasado 25 de enero causó daños en la cubierta y la estructura del edificio. Algunos afirmaban que los diluvios registrados los días 4 y 8 de este mes provocaron auténticas inundaciones en sus domicilios. Por ello, reclaman una rápida solución a la situación que están viviendo.

Las humedades, según aseguran, ya se están filtrando hasta la segunda planta del edificio, lo que da buena cuenta de la gravedad del asunto. Ante esta situación, los residentes en el bloque afectado han decidido solicitar permiso en la Delegación del Gobierno para organizar una concentración en la que reclamarán la ayuda urgente que necesitan y merecen.

La Ciudad debe escuchar a estas personas. En caso de repetirse precipitaciones tan intensas, ya ha quedado claro que la cubierta del edificio es insuficiente.