EL FARO ha contactado con sindicatos de Educación con representación en Melilla para solicitarles un balance del año que ya toca a su fin. La valoración efectuada por los representantes sindicales del sector de la enseñanza no es positiva, especialmente en lo que concierne a la ratio de alumnos por profesor.

Esta postura no es una novedad, pero sí lo son los datos aportados por el sindicato SATE-STEs, desde donde afirman que se necesitan en los centros educativos de nuestra ciudad unos 170 docentes más para que se equiparen a la media nacional de profesores por estudiantes.

Otros sindicatos como CSI-F sostienen que desde el arranque del curso 2016-2017 “no se ha avanzado nada” con respecto al anterior año lectivo.

UGT critica que un 25% de los maestros que ejercen la enseñanza en los colegios melillenses se encuentran en situación de interinidad. De esta forma, la central sindical hizo un llamamiento a reducir el número de profesionales de la educación que no disponen de plaza fija, lo que implica la convocatoria de oposiciones. En cuanto a esto último, SATE-STEs lamentó que quienes pretenden presentarse a estas pruebas vivan con la “incertidumbre” de desconocer a día de hoy si el próximo mes de junio se llevarán a cabo definitivamente esas oposiciones.

CCOO considera que sería positivo que los gobiernos autonómicos alcancen un pacto sobre la celebración de estas pruebas.

Pero volvamos al asunto con el que ha comenzado este artículo, es decir, la reclamación sindical de 170 docentes más para los centros educativos de Melilla. Las ratios en nuestros colegios son altas, por lo que el Ministerio de Educación y la Dirección Provincial han acordado la implantación de aulas modulares que permitan reducir el número de alumnos por profesor. Sin embargo, desde distintos sindicatos apuntan que estas instalaciones no van a lograr una reducción real de la ratio, pues creen que solamente se conseguirá en educación infantil, pero no en Primaria ni en la ESO.

Afrontar el reto de disminuir la masificación en las aulas es, sin duda, una de las metas primordiales para que Melilla empiece a estar en la media nacional.