• Señala que “goza de buena salud financiera”, pero no habla de los 3 despidos que ha efectuado

CCOO denunció el pasado miércoles que la nueva empresa que se ha hecho cargo de la Cooperativa Farmacéutica de Melilla, la Hermandad Farmacéutica del Mediterráneo (Hefame) había procedido al despido de tres trabajadores tras la comida de Navidad, entre ellos, una mujer de baja por maternidad. También criticó que si tras esta reestructuración había problemas económicos, esto podría llevar a un desabastecimiento de medicinas para la ciudad. Sin embargo, Hefame negó ayer a El Faro que se pueda dar esta situación en Melilla. Subrayó que “goza de una buena salud financiera” y lamentó que CCOO “haya intentado crear una situación de alerta y confusión” con sus afirmaciones.

Hefame destacó que estaba “consternada” por las declaraciones de este sindicato que “cuestiona” su capacidad para suministrar de fármacos a la ciudad.

Reestructuración

Esta empresa, que lleva unos seis meses al frente de la antigua cooperativa, comentó que CCOO “ha generado una alerta innecesaria en la población, que sólo puede ser fruto del desconocimiento del compromiso que mantiene con el acceso a los medicamentos en condiciones de equidad, calidad, eficacia y seguridad”.

En concreto, el sindicato mostró su descontento porque se había despedido a tres personas, dos de ellas de forma directa, y se había cambiado el contrato a otras cuatro por parte de Hefame sin dar ninguna explicación.

Al haber esta reestructuración de personal, CCOO se preguntó si tras ello habría problemas económicos y si eso podría afectar a Melilla, porque Hefame es la única empresa que trae medicamentos a la ciudad.

Aunque también apuntó el sindicato que no creía que hubiera detrás de estos despidos una mala situación financiera en Melilla porque se venden muchas medicinas, sino una política de “destrucción de empleo”.

Pero Hefame subrayó a este periódico que no iba a hacer declaraciones sobre el tema de los despidos o de los nuevos contratos que han firmado varios de sus empleados. Indicó que todas las actuaciones que realiza están “dentro de los parámetros legales” y que no hay las causas que dice CCOO tras esta situación, sino “otras”.

Mensaje de tranquilidad

La empresa reconoció que se ha hecho una nueva estructuración de la sede en Melilla, pero que no iba a comentar nada al respecto. Y apuntó que esta situación de los trabajadores es una cuestión que pertenece al “ámbito privado”.

De hecho, el sindicato aseveró a El Faro que Hefame no dio explicaciones a los trabajadores de por qué se les despedía o se les rebajaba de jornada completa a media ni tampoco le había querido facilitar esta información a los delegados sindicales.

La empresa insistió en que quiere enviar un “mensaje de tranquilidad” a los melillenses y subrayó que garantiza que va a continuar con su compromiso de distribución de fármacos.

Reiteró que es un negocio solvente y que su objetivo es mejorar aún más el servicio que presta a las farmacias de la ciudad. En este sentido, Hefame indicó que estos establecimientos estaban muy satisfechos con cómo se estaba llevado el reparto porque es “mejor” que antes. “No se ha producido ningún problema de suministro con perjuicios para la salud pública”, añadió.

El almacén

CCOO también indicó a este periódico que temía que el objetivo real de Hefame con los despidos y la disminución de personal fuera “reducir” el almacén.

La empresa respondió ayer que no va a cerrar estas instalaciones porque es fundamental para el abastecimiento de las farmacias de la ciudad. De hecho, subrayó que una de sus políticas es “el crecimiento sostenible de sus instalaciones y no la reducción para mejorar el servicio”.

Solvencia

“En relación a las dudas planteadas con respecto a la solvencia económica de la compañía, nos remitimos a las cuentas anuales, que son públicas y están auditadas para desmentir esas declaraciones de CCOO”, aseveró.

De hecho, Hefame resaltó que “ha mejorado facturación, su resultado operativo y su ratio de endeudamiento”.

Además, la empresa exigió que “no se ponga en duda su solvencia financiera, la cual está suficientemente acreditada”.