• La banda Ciudad de Melilla ofreció anoche un concierto

La Navidad ha tenido desde siempre esa aura mágica que hace que, en estas fechas, todo sea posible. El teatro Kursaal y los cientos de personas que asistieron anoche al concierto especial de la banda Ciudad de Melilla fueron testigos de este tipo de alquimia musical.

Mary Poppins desplegó su paraguas y llegó volando desde Londres. Los payasos de la tele regresaron al presente con un recital instrumental de sus canciones más recordadas. Incluso, Lisa Simpson interpretó su televisivo solo de saxofón, intercalado en el ‘opening’ de la popular serie.

Esta magia, eso sí, tiene unos responsables a los que conviene reconocerles el mérito: la Asociación Banda de Música, Orquesta Sinfónica y Coro Ciudad de Melilla. Durante una hora, sus componentes deleitaron a los asistentes con su talento, en un concierto de espíritu navideño, pero en el que también tuvieron cabida bandas sonoras de cine y televisión.

Los músicos contaron con la entrañable colaboración de un centenar de niños que pusieron voz al espectáculo que tenían tras ellos. ‘Los peces en el río’ o ‘25 de diciembre’ fueron sólo algunos de los villancicos con los que hicieron cantar, bailar y, sobre todo, aplaudir a un público totalmente entregado a ellos y a la alegría de las fiestas.