• El investigado reconoció su culpabilidad, por lo que la fiscal solicitó la pena inferior en grado

La Audiencia Provincial condenó ayer a un hombre a cuatro años de prisión por haber introducido ilegalmente en Melilla a tres inmigrantes subsaharianos.

El inculpado, que responde a las iniciales B. M., fue sorprendido el pasado 12 de abril en el puesto fronterizo de Beni Enzar cuando ocultaba en dos dobles fondos de su vehículo a tres personas. Uno de los inmigrantes se encontraba en un habitáculo construido en el salpicadero, mientras que los otros dos estaban en otro espacio habilitado entre el respaldo del asiento trasero del automóvil y el maletero.

Además de los cuatro años de prisión que deberá cumplir por este delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, descrito en el artículo 318 bis del Código Penal, B. M. también ha sido condenado por otra acusación de falsedad documental, consistente en que falsificó la matrícula del coche en el que ocultaba a los tres subsaharianos.

Prisión y multa

La fiscal reclamó por esta conducta otros seis meses de prisión, que se suman a los cuatro años que la Audiencia le impuso por la  introducción ilegal de inmigrantes en el territorio nacional.

Aparte, B. M. deberá abonar por la falsedad documental una multa de seis meses a una cuota de seis euros diarios, lo que suma  1.080 euros.

Según fuentes judiciales, el condenado tenía registrados a su nombre 37 vehículos.