• El consejero asegura que “la situación fue enormemente mejor que el 4 y 8 de este mes tras las lluvias”

El consejero de Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, aseguró ayer que ha exigido a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir que haga dos obras a través de la vía de urgencia para evitar que la ciudad sufra más inundaciones en sus calles si hay una nueva tromba de agua por fuertes lluvias. Quevedo destacó ayer que se han tomado algunas medidas desde el pasado domingo 4 y jueves 8, cuando el centro de Melilla se inundó de agua. Gracias a esas actuaciones, no hubo que lamentar en la madrugada del domingo al lunes una situación similar a la de esos días.

“Todos nuestros datos reflejan que la situación ha sido enormemente mejor que la que tuvimos los días 4 y 8 de este mes, a pesar de que en la madrugada del domingo cayó una importante cantidad de agua”, subrayó el consejero.

Quevedo comentó que el problema que impide la correcta evacuación del agua de lluvia es “el mal funcionamiento de la estación de bombeo del río de Oro. Aseveró que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir hizo una obra, con la que no estaba de acuerdo la Ciudad y no fue recepcionada por la Administración local, porque preveía que no podría haber problemas con las lluvias.

El consejero destacó que esta institución es consciente de este error e incluso ya tiene redactado un proyecto para arreglar los fallos por valor de 1,4 millones de euros. Indicó que tiene el compromiso del presidente de la Confederación de acometer la reforma nada más reciban el dinero a inicios del próximo año.

Pero mientras llega esa gran rehabilitación de la estación de bombeo, la Ciudad ha solicitado dos obras menores a dicha entidad, tanto por carta como por teléfono. En primer lugar, sería la construcción de unos aliviaderos (un vertedor de agua). Asimismo, la segunda de las obras es solucionar un taponamiento que hay bajo el Puente del Mineral, junto al Centro Social de Mayores.

Mejoras con Remesa

No obstante, Quevedo indicó que con la llegada de Remesa a las estaciones de bombeo se ha mejorado la operatividad.

En cuanto a por qué se inunda el centro, el consejero explicó que se colapsa toda la red de bombeo que pasa por la explanada de San Lorenzo y General Marina cuando baja toda el agua desde la zona norte, como Cabrerizas y La Salle. Esto va a la estación de bombeo del río de Oro que no está funcionando correctamente para evacuar el agua de lluvia.

El consejero comentó que si se desborda en General Marina acaba en la plaza de España. En este último lugar, subrayó que está todo preparado para evacuar el agua que se pueda acumular, pero no toda la que llega de otras zonas. De hecho, otra de las mejoras que desea realizar la Consejería es que la estación de bombeo de plaza de España pueda optimizarse más.

Por otro lado, Quevedo aseguró que puede que haya otros problemas en la red y que estén ocultos porque se sobrecarga la red.

Por último, el consejero insistió en que, a pesar de las fuertes lluvias, la situación en la madrugada del domingo fue mejor que la de los días 4 y 8 de este mes y puntualizó que el 112 sólo tuvo dos llamadas relacionadas con este tema. Añadió que continuarán optimizando la red para evitar que haya inundaciones en el centro de la ciudad en un futuro.

Caen 36 litros y 23 rayos en la madrugada de tormenta

La Aemet destacó que en la madrugada del domingo al lunes cayeron 36 litros por metro cuadrado. La fuerte tormenta eléctrica dejó unos 23 rayos en Melilla y sus alrededores.

Por otro lado, los Bomberos realizaron unas cinco actuaciones relacionadas con la lluvia. Dos de ellas por fuegos en cajas de acometidas de luz, una inundación en la calle del Paseo Marítimo con el edificio Montes, junto a la estación de bombeo del río, entre otras.