• El problema se repite cada vez que hay preciptaciones y parte de la basura procede del país vecino

Las fuertes lluvias del pasado domingo han provocado que en el cauce del río de Oro se amontonen latas, plásticos, bolsas y botellas de cristal. Además, el cauce también arrastra desechos orgánicos como  hojas secas de la vegetación acumulada en las márgenes del mismo.

La historia se repite cada vez que llueve en Melilla por las basuras que arrojan algunos vecinos. Además, el agua arrastra los desechos del país vecino. La maleza llega a tal extremo que más que el trazado urbano de un río que sólo lleva agua, deja un panorama que ha sido denunciado por melillenses en redes sociales.

Denuncia

Varios vecinos de la zona denunciaron ayer el mal estado del río de Oro y pidieron una solución a este problema, ya que consideran que daña la imagen de la ciudad y afecta al entorno natural. Pero las quejas vecinales no se limitan a la acumulación de desechos. Los ciudadanos también tienen que soportar el mal olor que desprenden algunos de los