• El suceso ocurrió ayer a las 18:15 horas. La ruta no operará el fin de semana y el lunes se decidirá si se retoma

Un bus de la Cooperativa Ómnibus de Autobuses (COA) fue apedreado ayer cuando circulaba por el barrio de Cabrerizas. El vehículo cubre la línea 5, que une la plaza Torres Quevedo con ese barrio. Tras el incidente, la ruta ha sido suspendida, según indicaron fuentes de la COA a El Faro.

El jefe de tráfico de la cooperativa, Antonio Montoya, indicó a este periódico que el apedreamiento se produjo sobre las 18:15 horas de ayer. El bus “iba bastante lleno” de pasajeros, afirmó.

Aunque no hay que lamentar daños personales, las pedradas fracturaron una de las lunas del vehículo.

El suceso ocurrió en la calle Méjico, la arteria principal de Cabrerizas, a la altura de un lugar conocido como “la Bola”, explicó Antonio Montoya. Según el jefe de tráfico de la COA, el chófer acudió a la Policía Local a interponer la correspondiente denuncia.

Suspensión de la línea

Tras el incidente, la cooperativa suspendió inmediatamente el servicio de la línea 5, que permanecerá sin operar hoy y mañana. Montoya anunció que el lunes los dirigentes de la COA se reunirán para decidir si la ruta se retoma o si continúa sin operar hasta que se garanticen medidas de seguridad.

En la ruta Torres Quevedo-Cabrerizas no se producían incidentes de este tipo desde el pasado mes de marzo, cuando se registraron disturbios durante varias noches en el barrio de Tiro Nacional, por el que discurre el itinerario hacia Cabrerizas. En esas fechas hubo varios apedreamientos a autobuses, por parte de los vándalos, quienes llegaron a cortar la calle colocando neumáticos en medio, a los que prendieron fuego.

También es particularmente conflictiva la línea 6 (Torres Quevedo-Mariguari, en la que se han producido otros apedreamientos. Asimismo, a mediados de junio, un conductor fue herido en un antebrazo con un machete cuando unos intrusos pretendieron robarle la recaudación.

Mamparas de protección

Ante la gravedad de los incidentes, la COA decidió el pasado verano que los autobuses que cubren las líneas 5 y 6 dispongan de mamparas para que los chóferes estén protegidos ante posibles agresiones.

En un principio, la cooperativa intentó que la Ciudad se hiciera cargo de sufragar el coste de las mamparas. Sin embargo, el Gobierno local no asumirá un gasto que finalmente deberá afrontar la COA en solitario.

Antonio Montoya declaró a El Faro que cada una de estas mamparas cuesta “unos 4.000 euros”, como publicó este diario en su edición del 8 de noviembre. Ayer, explicó que “todavía queda” para que reciban las mamparas.