• Al principio pedía tres años de cárcel. Fiscal y acusación particular reclaman 13 años de prisión

Después de que ayer declarasen los forenses que practicaron la autopsia al cadáver de Zinab Manae, las partes en el proceso anunciaron sus conclusiones. La fiscal mantuvo los 13 años de prisión que solicita para Juan Manuel Coronil por el homicidio de la joven, sentencia que también reclama la acusación particular (que, al comienzo del juicio, había pedido 10 años de cárcel). La defensa, en cambio, solicita que no se le aplique una condena a prisión, sino una multa de 10 meses, a razón de un pago de seis euros por día.

Al comenzar la vista oral el lunes, el abogado de Coronil calificó el delito del que se acusa a su cliente como “lesiones con resultado de muerte” y solicitaba una pena de prisión de tres años. Sin embargo, tras la práctica de la prueba, el letrado ha decidido rebajar la petición de pena, eliminando la condena a cárcel y pidiendo una simple multa pecuniaria, que sumaría en total 1.800 euros.

El abogado defensor considera que la conducta cometida por su cliente está tipificada en el artículo 142.2 del Código Penal, que habla de “homicidio por imprudencia menos grave”. Ese punto del citado texto legal establece textualmente: “El que por imprudencia menos grave causare la muerte de otro, será castigado con la pena de multa de tres meses a 18 meses”.

La acusación reclama 13 años

La parte acusadora, en la que hay que distinguir el Ministerio Fiscal, que ejerce como acusación pública, y la acusación particular, dirigida por un abogado de la familia de Zinab Manae, coincide en reclamar 13 años de prisión para Juan Manuel Coronil como autor de un delito de homicidio tipificado en el artículo 138 del Código Penal.

La fiscal exige asimismo que el inculpado indemnice a la hermana de la víctima con 47.931 euros en concepto de responsabilidad civil. La acusación particular, en cambio, reclama que se abone a su cliente más del doble, en concreto 100.000 euros. La defensa pide que el pago sea el que solicita la fiscal.

Llamada al orden

Cuando el abogado de Coronil hacía su alegato ante el jurado, un familiar de Zinab Manae lo interrumpió diciendo que ella “era una niña de 23 años”. El magistrado que ha presidido el juicio tuvo que llamarlo al orden advirtiéndole de que sería multado y expulsado de la sala de volver a hacerlo.

“Soy el responsable de un terrible desenlace accidental y fortuito”

Tras finalizar la práctica de la prueba con la declaración de los forenses que practicaron la autopsia al cadáver de Zinab Manae, el magistrado que presidió el juicio concedió la palabra a Juan Manuel Coronil para que se dirigiera al jurado. El acusado leyó una carta que escribió en la madrugada, según afirmó.

“No niego ser el único responsable de un terrible desenlace accidental y fortuito”, destacó. “Sé que tengo que pagar a la sociedad el mal causado”, añadió. “No soy una mala persona, ni frío ni calculador”.

A su juicio, la sociedad está “predispuesta” contra él. Insistió en que la muerte de Zinab Manae se debió a un “accidente”. “Nunca he negado estos hechos”.

“Pido perdón a la familia, a todas las mujeres de España, del mundo y a la sociedad de Melilla”.

“No pido compasión, sólo una sentencia justa”, agregó. “Fui cobarde, pero no voy a dejar de negar que fue un accidente”.