La delegación territorial de Manos Unidas inauguró ayer el rastrillo benéfico que, hasta el próximo domingo 4 de diciembre, albergará el salón de exposiciones del Real Club Marítimo. El acto contó con la presencia del vicario de la ciudad, Roberto Rojo, quien bendijo los estands y los artículos puestos a  la venta en ellos.

En los mostradores, así pues, los melillenses que visiten el rastrillo en los próximos días podrán adquirir toda clase de productos entre libros, películas, juguetes, cuadros, objetos decorativos, mantas, piezas de bisutería, ropa de bebé, menaje, mochilas, pequeños electrodomésticos o figuras y portales de Belén.

El dinero recaudado se destinará a la creación de una escuela de Educación Primaria en Madagascar. En este sentido, el objetivo de la ONG pasa por conseguir 37.554 euros con las ventas y donaciones.