• Imbroda destaca que será otra vía para desahogar de tráfico toda la zona de alrededores

El presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, fue ayer el encargado de poner la primera piedra de la futura carretera que conectará la calle Mustafa Arruf con el Aeropuerto y la base Alfonso XIII. Imbroda aseveró que esta obra es muy interesante no sólo porque ofrece otra vía para los vehículos, sino porque se construirá un paseo con bancos junto a este acceso.

El líder del Ejecutivo local aseguró que se trata de un proyecto con el que se pretende desahogar de tráfico un nudo de comunicaciones que se produce en la calle Mustafa Arruf en la hora de entrada y salida de los colegios, así como también beneficiará a las personas que se dirijan hacia la base Alfonso XIII porque habrá otra calle por la que poder ir hacia dicha zona. Además, se urbanizarán todos estos terrenos que hay entre el aeropuerto y la Granja Agrícola porque en esta área se situará la nueva sede de la protectora de animales y el nuevo punto limpio de Melilla.

Imbroda comentó que cuenta con 390 metros de longitud y unos 20.000 metros cuadrados de superficie de actuación este proyecto. Subrayó que no se trata sólo de asfalto, sino que se contará con una zona de paseo con bancos para sentarse, así como árboles y arbustos por la zona.

“La gente podrá venir para pasear o contemplar el aterrizaje de aviones, que es una cosa curiosa y a muchos les gusta”, añadió.

El presidente de la Ciudad también comentó que la obra se adjudicó por más de un millón de euros, aunque la oferta era 500.000 euros más elevada.

Se prevé que la actuación en esta zona sea de nueves meses. Es un periodo largo porque habrá que construir dos rotondas, una a la entrada de la vía y otra a la salida. Asimismo, comentó que estas glorietas también tendrán una zona verde. “Hoy empieza un compromiso antiguo y el proyecto es ya una realidad”, apuntó.

Por otro lado, Imbroda destacó que este proyecto no es el único que hay en marcha en Melilla estos días. Subrayó que el Ministerio de Fomento continúa su actuación en la zona de General Astilleros, en concreto, desde el Centro de Formación Profesional Reina Victoria Eugenia hasta la frontera de Beni Enzar para reformar el asfaltado, los bordillos y las aceras.

El presidente recordó que era un compromiso de Fomento que aún no se había podido llevar a cabo y que empezó hace unas semanas. Aunque esta obra será más lenta debido a que no desean cortar toda la calle y se hará por zonas.

Por último, Imbroda señaló que la rehabilitación que ya está terminada es la de la calle Álvaro de Bazán. Fue el 24 de octubre cuando se iniciaron las obras que han contado con un presupuesto de unos 359.000 euros.