• Antes de que faltara uno de los especialistas, contaba con dos sesiones a la semana

Los padres del colegio de Educación Especial Reina Sofía denunciaron el sábado, a través de una carta, que faltaba un profesional de fisioterapia en el centro desde abril del pasado curso y que la Dirección Provincial no había atendido aún su demanda. Pero, ¿de qué forma repercute en la vida de estos escolares que sólo haya ahora un fisioterapeuta? La madre de uno de ellos explicó ayer a El Faro que su hijo antes recibía dos sesiones a la semana. Desde abril, nadie de esta especialidad le atiende, a pesar de que padece una parálisis cerebral espástica, y sus músculos están muy rígidos.

Para este pequeño de diez años es fundamental tener clases de fisioterapia porque mejoran su calidad de vida y evitan que le den calambres en las extremidades debido a su enfermedad.

Subrayó que los niños no pueden esperar a que el Ministerio tenga dinero en 2017 para contar de nuevo con estas sesiones.

Además, esta madre destacó que el Imserso no les ofrece este servicio. Como su hijo acude a un colegio donde hay sesiones de fisioterapia, se supone que tiene cubierta esta necesidad al estar escolarizado. La otra opción es pagar un especialista privado. Pero esta familia no cuenta con recursos económicos suficientes para este gasto, que llevaría entre 25 y 30 euros por clase. “No todos nos podemos permitir dar dos o tres sesiones a la semana a nuestros hijos”, aseveró.

La petición de esta madre, así como de todos los afectados, es que se contrate ya a un fisioterapeuta más. De hecho, en la carta que enviaron el pasado sábado se destacó que por ley el Reina Sofía debería contar con al menos cuatro especialistas debido a que los alumnos superan el centenar.

La falta de personal, como enfermeras o cuidadoras, es una denuncia que hacen los padres de estos alumnos, que insisten en que el centro tiene la misma plantilla que cuando había 30 escolares.