• Los propios alumnos organizaron la manifestación de la mañana a través de las redes sociales

La concentración convocada oficialmente por los sindicatos docentes tuvo lugar por la tarde. No obstante, ya en la mañana, un grupo de cerca de 100 alumnos de diferentes institutos de la ciudad se manifestó contra el sistema educativo en general y la nueva reválida en particular en las calles del centro. Tres de ellos fueron trasladados a la comisaría de Policía Nacional para su identificación, después de que los jóvenes, según fuentes del cuerpo, “se encarasencon los agentes” en las puertas de la Dirección Provincial de Educación, en la calle Miguel de Cervantes, durante un momento de la protesta.

SATE-STEs criticó duramente este hecho en el transcurso de la concentración vespertina. “Creemos que no es la mejor manera de enseñar a nuestros jóvenes a participar en la sociedad. Pensamos que ha sido un atropello a sus derechos, porque sólo estaban exponiendo pacíficamente un punto de vista”,  afirmó José Luis López Belmonte, miembro del sindicato.

Los tres chicos son menores de edad (dos de 17 y uno de 15), por lo que serán sus padres los que tendrán que hacer frente a la sanción, probablemente económica, que resuelva la Delegación del Gobierno. El organismo, cabe destacar, no había recibido notificación alguna con respecto a la manifestación, por lo que se trataba de una concentración no autorizada.

Fueron los propios alumnos, así pues, quienes organizaron unilateralmente la protesta a través, según contaron varios de ellos a El Faro, de las redes sociales. Sobre las 11:00 horas de la mañana, empezaron su itinerario por diferentes colegios e institutos locales como Leopoldo Queipo, Miguel Fernández, Rusadir o Enrique Nieto, incorporando a aquellos alumnos que se habían sumado a la huelga educativa nacional y, por ende, no habían ido a clase.

Según el testimonio del director provincial de Educación, José Manuel Calzado, el porcentaje de estudiantes melillenses que secundaron la huelga varía en función de cada centro, aunque se estima que alrededor del 60% de los alumnos de 2º de Bachillerato de la ciudad autónoma no fueron ayer a clase.

Calzado aprovechó la llamada de este periódico para mostrar su disconformidad con la protesta de los alumnos. “Me gustaría saber qué conocimiento tienen esos niños sobre la reválida”, dijo el director provincial de Educación.