• Alrededor de 900 personas de la comunidad judía celebran hoy la Fiesta del Perdón o más conocida como Yom Kipur

Ha llegado el día de pedir perdón. Alrededor de 900 judíos que residen en Melilla celebran hoy el Día del Perdón o más conocido como Yom Kipur.  Se realiza en el mes de Tishrei del calendario judío y es una de las fiestas “más importantes de esa religión”. Desde los más ultraortodoxos hasta los más laicos, todos se suman a la jornada más sagrada del judaísmo que empezó en la tarde de ayer y acaba hoy al anochecer. Durante 25 horas sus vidas se paralizan.

Jaime Azancot, dirigente de la Comunidad Israelita en Melilla, señala que algunas de las actividades prohibidas son: comer, beber, trabajar, ir en coche, cocinar, usar aparatos electrónicos como la televisión o el móvil, practicar relaciones sexuales, encender la luz o un cigarro. Explica que durante estas horas sólo tienen cabida el rezo, la reflexión y el pedir perdón.

Según Azancot, alrededor de 700 personas  ( 500 hombres y 200 mujeres) de la comunidad judía acudieron ayer a las 19:30 horas a la sinagoga para iniciar la Fiesta del Perdón, así como el ayuno.  Muchos aprovecharon la tarde para comer bien y beber mucha agua, ya que hasta que hoy no caiga el sol no podrán probar bocado.  Según dicta la religión judía, romper el ayuno es “una de las violaciones más graves”. Eso sí, los niños menores de 13 años y las personas enfermas o embarazadas no están obligados a ayunar.

Esta mañana,  desde las 9:00 horas, están de nuevo citados en el templo, en el que permanecerán hasta las 21:00 horas. Rezarán durante toda la jornada para limpiar los pecados, buscar clemencia ante Dios y también ante sus familiares, amigos o conocidos. “Es el periodo para hacer una examen de conciencia general, pero sobre todo personal”, apunta el portavoz de la comunidad judía. ¿Dónde nos hemos equivocado?, ¿Qué y cómo podemos mejorar?, ¿A quién y por qué debemos pedir perdón? son sólo algunas de las preguntas que rondarán por la cabeza de los fieles.

Lejos de grandes parafernalias, Azancot describe la fiesta de Yom Kipur como una celebración “sencilla y modesta”. “No habrá una gran ceremonia, sino que cada persona acudirá a la sinagoga para rezar individualmente”, dice.

Ruptura del ayuno

La ruptura del ayuno tendrá lugar hoy con la caída del sol. En ese momento se habrá agotado el tiempo para pedir perdón.  Lo primero que suele tomar, explica Azancot, “son pasteles y dulces”. “Posteriormente, se cena en casa con toda la familia”, señala. “No hay un menú típico que se prepare para ese día, pero los platos preferidos suelen ser sopa, pollo y carne. “Normalmente no se consume pescado”, añade.

La Fiesta del Perdón coincide con la Fiesta Nacional y por ello, los niños no tendrán que ir a clase. No obstante, el presidente de la comunidad judía comenta que la Ciudad reconoce el Yom Kipur como festivo y aunque no hubiese sido festivo nacional, los alumnos que pertenecen a la comunidad judía no tenían que haber asistido a clase.

Fiesta de Sucot

La próxima fiesta señalada en el calendario judío tendrá lugar el  domingo 16 de octubre. Se denomina Sucot o la fiesta de las cabañas. Azancot explica que con cabañas hechas a mano en los patios de los hogares, la comunidad rememora la travesía de los judíos en el desierto tras la salida de Egipto hace 3.000 años. “Los más creyentes duermen y comen en las rústicas cabañas durante ocho días”, asevera.