El sindicato considera que hay  que revisar los recortes en la plantilla y en los derechos laborales

El sector de enseñanza de UGT trasladó ayer al Ministerio de Educación en una reunión, la necesidad de retirar las reválidas como gesto de voluntad para iniciar cualquier negociación referida a un Pacto de Educación. UGT reiteró que no existe “clima” ni condiciones para ello, debido a que el Gobierno está en funciones.

El sindicato recordó al ministro del área que UGT lleva reivindicando un Pacto  por  la  Educación  desde  el  1996  y  consideró que se han desperdiciado  las oportunidades que hubo para lograrlo en el anterior Gobierno socialista por el bloqueo del grupo popular.

El sindicato considera que cualquier negociación sobre este pacto debe dar respuesta a temas como la reversión de los recortes y las condiciones laborales del profesorado que se han producido en los últimos años. Asimismo, los ugetistas reclaman el papel de la  interlocución social de las organizaciones sindicales en estos aspectos. “Consideramos que paralelamente a la negociación del pacto, debe elaborarse una nueva ley de educación ampliamente compartida. Cualquier “acuerdo” debe contar, especialmente, con el consenso de la comunidad educativa y con el principio de lealtad institucional entre las administraciones educativas y el Ministerio”, apostillaron.

Además, UGT se refirió a la situación de incertidumbre que están viviendo los centros escolares con la implantación de la Lomce, se ha agravado con la entrada en vigor de las reválidas. Esto , según el sindicato supondrá que miles de estudiantes no puedan acceder a una titulación.

El sindicato insiste en que la situación de transición política que atraviesa el país no permite fórmulas mágicas con un “libro blanco” para dar solución a las demandas de nuestro sistema educativo y que además no cuenta con el apoyo de la comunidad escolar. “Exigimos sensatez y coherencia para la educación de queremos y defendemos”, apostilló.