El Casino Militar acoge una conferencia en la que se habla de las funciones de los perros en los cuerpos de seguridad . En la ponencia participa Héroes de 4 Patas, una asociación que reubica a los animales al ‘jubilarse’.

El Casino Militar acogió, en la tarde noche de ayer, los actos del primero de los dos días que durarán las jornadas del perro de empleo en Defensa y Seguridad, que organiza la consejería de Seguridad Ciudadana de la Ciudad Autónoma de Melilla.

El evento, de entrada libre, consistió esencialmente en una conferencia en la que se habló del trabajo de estos animales y de lo que la asociación Héroes de 4 Patas hace con ellos en el momento en el que, bien por edad o por aspectos físicos o mentales, son jubilados de los cuerpos de seguridad.

En la mesa, se dieron cita un total de cuatro ponentes: el teniente José Antonio González Ballesteros, el cabo primero Alfredo Garrido Solera y las agentes de Policía Nacional Olinda Carballo y Soledad González, ambas miembros de la citada asociación.

Una labor multidisciplinar

Los soldados dedicaron su parte de la conferencia a la explicación de las tareas desempeñadas por los canes dentro del ejército. Una vez llegan al cuerpo, son entrenados de forma activa, aunque “mediante juegos” aclararon, asegurando que en ningún momento del proceso hay maltrato alguno hacia el animal. Ahí, evalúan cuáles son las principales habilidades de los perros (olfato, equilibrio, fuerza física o mental…) y, en base a ello, los distribuyen entre los equipos de antidroga, paracaidismo o búsqueda de personas desaparecidas, por citar sólo algunos ejemplos.

“Un perro en buen estado puede aguantar perfectamente hasta los diez o los doce años”, estimó Alfredo Garrido, quien confirmó, de igual modo, que “con un buen entrenamiento” un cachorro de tres meses de pastor alemán o belga puede empezar ya a funcionar.

Héroes de 4 patas

La asociación Héroes de 4 Patas, dependiente de Policía Nacional, intervino en la charla a través de dos de sus miembros. Su labor es encontrar un nuevo hogar a aquellos perros que alcanzan una edad elevada o, simplemente, sufren alguna tara física o mental (en algunos casos, derivada de su propia actividad en el ejército) y deben ser jubilados de los cuerpos de seguridad.

El proceso es realmente exhaustivo y se asemeja en muchos aspectos a la adopción humana común. De esta manera, los componentes de Héroes de 4 Patas se entrevistan personalmente con las familias que acogerán al animal para comprobar si el entorno es o no el más apropiado para el can.