La matriculación finalizará el 20 de octubre, con una cifra que rondará los 700 estudiantes.

El lunes empezaron los colegios y ayer acabó selectividad. Esta misma semana, además, han finalizado los exámenes de septiembre en la mayor parte de las universidades. Así pues, muy a pesar de más de uno, toca pensar ya en el nuevo curso.

En la UNED concretamente, llevan meses haciéndolo. El proceso de admisión y matriculación para el curso 2016/17, por ejemplo, lleva abierto desde el mes de julio y se prorrogará hasta el próximo 20 de octubre, una semana después del inicio de las clases, fechado para el jueves 13. Antonio Bravo, director de la sede local, atendió a El Faro y destacó, en este sentido, la flexibilidad de la institución. “La idea es que todo el que quiera estudiar en la UNED, pueda estudiar en la UNED”.

700 alumnos… de momento

Si bien aún falta poco menos de un mes para la llegada de los nuevos estudiantes, la delegación melillense de la Universidad Nacional de Educación a Distancia lo tiene todo dispuesto para la apertura del nuevo curso académico. Las perspectivas de la institución a este respecto rondan los 700 alumnos matriculados para este año, entre los estudios de grado, máster y cursos de acceso e idiomas. La cifra definitiva, no obstante, se tilda de “imprevisible”, ya que en el tiempo que resta hasta la fecha límite es posible que varíe ligeramente, merced a aquellos estudiantes que están a la espera de conocer su nota de corte o, simplemente, si son o no admitidos en otras universidades.

“Hay gente que prefiere estudiar un año en la UNED, a hacer algo que no le guste. Algunos de esos alumnos están aquí 1 ó 2 años y después se marchan fuera”, comentó a El Faro Antonio Bravo.

La UNED como puente

El director de la sede de la UNED en Melilla confirmaba que la institución “es un puente en sí misma”, que facilita el acceso a los estudios a “muchísimas personas que no pueden ir a una universidad tradicional”. Es el caso de aquellas personas que no tienen medios, o que no pueden asistir regularmente a clase, bien porque trabajan, o bien porque les es imposible desplazarse y deben permanecer en sus domicilios. “Allá donde haya un ordenador, llega la UNED. Y llega con todo su ensamblaje”, sentencia Antonio Bravo.

La institución, según su representante en la ciudad autónoma, se distingue por “su impresionante tradición como universidad a distancia, no sólo a nivel nacional, sino también internacionalmente” y por gozar de una estructura “muy establecida”. Ésta se conforma en base a la combinación de unidades didácticas, manuales de estudios, videoconferencias, grabaciones de las clases, libros recomendados y la figura del profesor-tutor, quien se erige en el apoyo principal del alumno.

Melilla, más presencial

Antonio Bravo destacó que la principal diferencia entre la sede de Melilla y otros centros de la UNED es que muchas de las carreras se imparten de forman presencial en las aulas del edificio. Los cursos de acceso a la Universidad son el principal reclamo para los melillenses. Especialmente, para aquellos que al entrar al mundo laboral “se han quedado descolgados” del ambiente aniversario.

Entre los títulos más demandados por los melillenses, asimismo, Bravo selecciona a Derecho, Psicología y Trabajo Social por encima de otros grados, aunque recuerda titulaciones “con gran tradición” como Historia, Historia del Arte o Matemáticas.

El director de la delegación de la UNED en la ciudad autónoma, por último, aprovechó su conversación con El Faro para anunciar que, en este curso, se pondrá en marcha un programa de ayuda en forma de becas para el estudio de idiomas, con el fin de que los alumnos puedan obtener un certificado de lenguas extranjeras.