Muy diferente a la situación de las conocidas tiendas de ropa del centro es la que se vive estos días en el Mercado Central. Lo especial de la festividad que se avecina hacía pensar a algunos de los comerciantes que sus ventas crecerían durante la semana, pero la realidad ha sido bien distinta.

Ayer, el panorama, ciertamente, era desolador. Apenas pasados unos minutos de mediodía, un día tradicionalmente de mercado como es el sábado y no más de 20 personas comprando en los establecimientos.

“Este sábado ha sido igual que cualquier otro sábado. Y el viernes fue igual que cualquier otro viernes. En definitiva, ha sido una semana como otra cualquiera, no ha habido más gente de la habitual”, nos contaba el responsable de un puesto de frutas y verduras.

Los comerciantes achacan esta escasez de mercado a la difícil competencia que representa la venta ambulante de los tenderos del Rastro. En este sentido, los trabajadores del Mercado Central critican aspectos como que los productos ofertados por los vendedores ambulantes no se sometan a controles de calidad, o que éstos no paguen impuestos.

Este tipo de factores, sostiene el propietario de un establecimiento del Mercado de Central, devalúan los precios “hasta un punto con el que es muy difícil competir”.

Lo cierto es que, al pasear por El Rastro, no cuesta trabajo apreciar un mayor movimiento de personas y un innegable aumento de la actividad comercial. Mareas de gente, en su mayoría de religión musulmana, se agolpaban ayer sábado en los alrededores de gran parte de los puestos de venta ambulante.

En la calle Montes Tirado, por ejemplo, cientos de personas regresaban de esos pequeños establecimientos con bolsas repletas de frutas, verduras o, en menor medida, pastas de té, prendas de ropa y telas.

También abundaban los puestos de especias y condimentos. El propietario de uno de ellos contó a El Faro que los productos más demandados en estos días (sobre todo, para el acompañamiento del cordero que se sacrificará) son el jengibre, la pimienta negra, el comino o el pimentón dulce.